Felipe de la Lama [Mágico DF]

Quienes hacemos que éste sea un mágico DFsomos sus habitantes,  algunos nacimos aquí,

Descanse en paz, maestro

otros llegamos para quedarnos ya sea del mismo país o de más lejos. Hoy nos toca hacer un homenaje póstumo a uno de esos hijos adoptivos de la ciudad: Felipe de la Lama.

Felipe de la Lama-Noriega y Valderrama nació en Madrid,  España el 25 de abril de 1927. Llegó a México en 1942 como refugiado. Estudió en la compañía nacional de teatro del INBA, Psicología en la UNAM, también estudió en la Academia de Cinematrografía de la ANDA.

Participó en varias obras de teatro y programas de televisión, siendo quizá el más recordado el “Teatro fantástico” de Cachirulo. Escritor y crítico de teatro y televisión, encontró en la radio el medio ideal para expresarse y compartir con la gente el quehacer cultural de la ciudad.

Escribió en diversas publicaciones como “Ritos y Retos del Centro Histórico” , “Cine Mundial y “Vida Capítalina”, ésta última dentro del diario Novedades.

En radio colaboró en “Ritos y Ritos del Centro Histórico”. Fue titular de los programas “Luces del Espectáculo” de ABC radio y “De todo como en botica” de Cambio 1440 de am.

Fue profesor en la escuela de Actuación Virginia Fábregas.

Fundador del Ateneo Español de México que cumplió con la función de promover el quehacer cultural y por este medio hermanar ambas naciones.

De manera personal, quien escribe este artículo tuvo el honor de trabajar con él en “Luces del Espectáculo” y en “De todo como en botica” así como en otras emisiones radiofónicas, puedo dar cuenta de primera mano que era un hombre culto, caballeroso y amable, que disfrutaba mucho la compañía de los jóvenes y que además  los impulsaba y apoyaba en el inicio de su vida profesional. Estaba siempre dispuesto a abrir camino a quienes consideraba que podían y querían salir adelante. Espero que su partida haya sido pacífica y que donde esté se encuentre bailando el morrongo con sus amigos y la macarena que nos encargamos de enseñarle y que aprendió tan bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *